miércoles, 2 de agosto de 2017

Cierre del 4 al 25 de agosto

Les comunicamos que la Biblioteca permanecerá cerrada desde el viernes 4 de agosto a las 13:45 horas hasta el viernes 25 en que volveremos a abrir nuestras puertas a las 9:00 horas.

Existe una cuenta de correo electrónico de contacto (cierre@ull.es), permanentemente atendida, que está a disposición de toda la comunidad universitaria para responder a sus consultas sobre este cierre programado por la ULL. 

Durante estos días continuará activa la Sede Electrónica, a través de la cual los usuarios podrán seguir relacionándose con la Universidad de La Laguna, si bien las peticiones recibidas serán tramitadas una vez reiniciada la actividad académica, es decir, a partir del 25 de agosto. También seguirán activos la plataforma web, el campus virtual,  el servicio de correo electrónico y el acceso a la Biblioteca Digital.

Para garantizar la disponibilidad de lugares de estudio para el alumnado, les informamos que permanecerán abiertas las siguientes salas de estudio durante todo el mes de agosto las 24 horas del día:
  • Sala de estudios del Edificio de Servicios al Alumnado ULL-CajaCanarias. Campus de Guajara. 
  • Sala de estudios del Edificio de Servicios al Alumnado ULL-CajaCanarias. Campus de Anchieta. 
  • Sala de estudios de la Escuela Técnica Superior de Náutica, Máquinas y Radioelectrónica Naval. Santa Cruz de Tenerife.


Aprovechen estos días para venir a la Biblioteca y sacar en préstamo los libros que necesiten. Nosotros les recomendamos en esta ocasión "5 libros para comprender mejor el mundo actual".

Todo el personal de la Biblioteca les desea que disfruten de sus vacaciones, ¡pero no se desconecten de la lectura! Como en otras ocasiones les proponemos que, con los hashtags #lecturadeverano y #librodeverano, compartan con nosotros los libros que les acompañarán durante las vacaciones en nuestras redes sociales: InstagramPinterestTwitter o Facebook. 



Un disco para el verano: el 50 aniversario del Wild Honey de The Beach Boys

Pocos combos de música popular se pueden asociar tanto a la estación veraniega como los Beach Boys, aunque ellos abogaban por un Endless Summer y su música suele ser un regalo para los oídos en cualquier momento del año, y qué mejor excusa para recuperar una de sus obras, quizá no tan conocida como otras, que la celebración de su edición en 1967 con un estupendo artefacto sonoro.
El grupo pasaba por un momento peculiar durante el Verano del Amor, del que estamos conmemorando el cincuenta aniversario. Habiendo superado su etapa de hits de música surf y de canciones sobre hot rods, guiados por Brian Wilson se habían convertido en precursores de un pop elaborado y excelso, y su Good Vibrations fue una de las primeras incursiones psicodélicas.
Pero tras el descalabro de SMiLE, la inmersión de Brian Wilson en sus problemas mentales y su no participación en el Monterey Pop Festival en el que sin duda merecían figurar como cabezas de cartel, el futuro era incierto (más detalles sobre ésta etapa del grupo y toda su apasionante historia se pueden encontrar en Bendita Locura, la excelente biografía escrita por José Ángel González Balsa). 

Aunque su estatus de innovadores del pop nunca se recuperó la banda superó el trance a base de incansable trabajo en directo y nuevos discos, con dos elepés editados en 1967, SMILEY SMILE y el que nos ocupa, WILD HONEY, cuyo aniversario se celebra con una exquisita edición en CD doble con las once canciones originales mezcladas en estéreo y acompañadas por descartes de las sesiones de grabación y numerosas grabaciones en directo del período titulado para la ocasión 1967: SUNSHINE TOMORROW (Capitol Records, 2017).
Con el hermano pequeño de los Wilson, Carl, tomando las riendas en estudio los Beach Boys recuperaron un sonido más básico y elemental para canciones pop más directas, convencionales respecto a sus lanzamientos previos, pero refrescantes y adictivas, con hits como Darlin’ y Wild Honey, infecciosa con sus líneas de theremin que la emparentan con Good Vibrations, y acompañadas por otras nueve composiciones sobre todo de Brian Wilson y Mike Love que recuperan tanto elementos más experimentales de las sesiones de SMiLE (Country Air, Let the Wind Blow) como trallazos de pop con incluso alguna inflexión soul (I Was Made To Love Her, How She Boogalooed It) y perfección pop (Aren’t You Glad, I’d Love Just Once to See You, Here Comes the Night) con el característico y único sonido del piano y la percusión lograda por el grupo en estudio.

Otro artefacto sonoro que viene a conmemorar este año clave en la música popular y que supone una banda sonora perfecta para el verano tanto para fans de los Beach Boys como para neófitos que quieran sorprenderse con una faceta que no conocían del sexteto. Y una ocasión estupenda para hacerse con una copia de 1967: SUNSHINE TOMORROW y visitar uno de esos cada vez más escasos reductos -las tiendas de discos- repletos de viejos amigos que nunca fallan, los discos.